Imprimir

Las estepas salinas mediterráneas se caracterizan por su vegetación, la cual presenta formaciones ricas en plantas perennes que sue­len presentarse sobre suelos temporalmente húme­dos (no inundados) por agua salina (procedente del arrastre superficial de sales en disolución: cloruros, sulfatos o, a veces, carbonatos), expuestos a una de­secación estival extrema, que llega a provocar la for­mación de eflorescencias salinas (costras de sal). Esta peculiar vegetación aparece con fre­cuencia asociada a complejos salinos de cuencas endorreicas, donde ocupan las partes más secas del gradiente de humedad edáfica (es decir, lo que se conoce como zona perilagunar o sencillamente“próxima a la laguna”).

Curiosamente estas comunidades vegetales también pueden aparecer en zonas de marismas y saladares costeros.

Todas son plantas halófilas, amigas de la sal, que crecen cerca de las lagunas y humedales.El albardín es un tipo de esparto y las estepas son los hábitats donde vivien éstas y otras plantas que crecen exclusivamente en esta región, lo que quiere decir que es una vegetación endémica, única en Europa. Por eso es tan importante recuperarlas y aumentar su territorio.

 

0
0
0
s2sdefault